Logotipo de Bella Idea

Armá tu plan de comunicación para redes sociales en 8 pasos

Ya te hemos contado sobre la importancia del marketing digital para tu negocio e incluso te dimos algunas pautas para empezar a pensar tu comunicación en las redes sociales, por eso hoy vamos a ir directamente al hueso de la cuestión: nuestro plan de comunicación digital, que es el esqueleto que debe sostener y guiar toda la comunicación digital de nuestro negocio.


¿Qué es el plan de comunicación digital?

A modo de definición, un plan de comunicación digital es la materialización de una estrategia que establece cuál es el público objetivo y qué mensajes debemos enviarle para cumplir nuestros objetivos.

Dicen que lo que define a un buen plan de comunicación digital es que vaya directo al grano. Ya no se estila elaborar informes con muchas páginas, llenas de información que pueden confundir más que aclarar. En ese sentido también hay que recordar que el plan de comunicación digital debe ir de la mano con el plan general de marketing del negocio.

En este modelo sintético, lo ideal es que el plan no pase las 4 páginas. Allí se debe presentar: una síntesis de la situación digital y los objetivos de marketing; también las tácticas y estrategias a seguir, así como los indicadores que se medirán.

Y si bien es cierto que esta tarea de planificación puede ser un poco “aburrida” para algunos, al cabo de un tiempo termina siendo sumamente valiosa para tomar importantes decisiones con respecto a nuestro negocio, así que, realmente vale la pena. Ahora vamos con el paso a paso:

1. Definición de la marca

Tenemos que saber cuáles son nuestras características, qué nos diferencia, qué valor aportamos que nos distingue de nuestra competencia. Estos valores y características las debemos tener muy en claro porque son los que construyen nuestra identidad y los cuales queremos transmitir a nuestra comunidad.

2. Investigación y análisis de la situación actual

Es como sacar una foto de la situación actual de nuestra marca y de la competencia en internet. Esta tarea puede ser bastante compleja si se realiza exhaustivamente, pero es muy importante pues será la base para futuros análisis, cuando hagamos el seguimiento de nuestra evolución.

3. Definir el público objetivo

Para realizar este paso podemos preguntarnos: ¿A qué tipo de usuarios nos dirigimos? ¿En qué redes están? ¿Qué tipo de contenido digital consumen? ¿Cómo hablan? ¿Qué esperan de la marca? Luego, lo ideal es segmentar ese público, definiendo las características de cada grupo que lo compone para crear distintas campañas o acciones para cada uno de ellos.


4. Definir los objetivos del plan

A grosso modo, los objetivos de mi plan generalmente se van a relacionar con: atraer clientes/seguidores/personas; e incrementar ventas o mejorar mi posicionamiento.

Otros objetivos habituales son:

  • Aumentar y cuidar la presencia, posicionamiento y reconocimiento de la marca en redes sociales.

  • Llevar tráfico hasta una página de ventas.

  • Crear engagement con nuevos usuarios y fidelizar a los actuales clientes.

  • Mostrar de manera eficaz campañas y promociones.

  • Reducir costes y aumentar márgenes de beneficio.

  • Mejorar la atención al cliente y la experiencia de relación cliente-producto.

Es muy importante que nuestros objetivos sean SMART: Específicos, Medibles, Alcanzables, Relevantes y Temporales. Si querés saber más sobre cómo definir estos objetivos, hacé clic acá.

5. Definir la estrategia

En este punto, una vez realizada la investigación y análisis iniciales, y establecidos los objetivos de mi plan, es muy útil realizar una matriz FODA (o DAFO) que nos ayudará a identificar y priorizar las estrategias a diseñar. Y luego será el momento de tomar decisiones.

Lo primero que hay que decidir es qué redes y plataformas digitales vamos a utilizar, teniendo en cuenta cuáles sean las que mejor se adapten a nuestras necesidades. Esas redes serán nuestros canales de comunicación. Como ya hemos visto, cada red social nos permite distintas opciones, por eso es se recomienda un realizar un análisis completo antes de tomar una decisión.

En este punto también habrá que decidir sobre quiénes serán los responsables de implementar el plan y con qué presupuesto contaremos para ello.

6. Definir el mensaje

Establecer cuál es el mensaje adecuado para dirigirnos a nuestro cliente potencial implica elegir nuestro tono de voz, los temas de los que vamos a hablar, las palabras clave que queremos utilizar, etc. Podríamos decir que es la línea editorial de nuestra comunicación.

Para poder cumplir con esta etapa exitosamente debemos ponernos en el lugar de nuestro cliente. Entonces podremos ser capaces de pensar qué tipo de contenido de valor vamos a aportar a estas personas y utilizar los factores de persuasión más adecuados.

En esta parte también hay que crear los protocolos de comunicación, de gestión y sobre todo el protocolo de crisis para responder adecuadamente a cualquier comentario negativo que podamos tener. Si todo eso está definido de antemano, habrá menos margen para equívocos y podremos mantener la coherencia comunicativa en todos nuestros canales digitales.

IMPORTANTE: hay que destacar que la estrategia digital también tiene que ser coherente con las estrategias de marketing “offline”, para que la “voz” de nuestra marca sea unívoca.

7. Implementación, interacción y escucha activa


¡Ahora sí! Llegó el momento de implementar la estrategia y crear una comunidad digital. La interacción con los seguidores que comentan o comparten información de nuestros perfiles es muy importante. No se trata sólo de vender o promocionar la marca, se trata de compartir, conversar y alimentar nuestra comunidad. Eso permite conocer mejor a nuestros clientes y así mejorar.


Algunos de los tipos de acciones que podemos implementar en esta etapa (y sus objetivos) son:

  • Captación de leads: Conseguir atraer personas interesadas en nuestros productos que nos dejen sus datos. Podemos agregar a nuestras publicaciones un link de redirección a nuestra página oficial, o también podemos recurrir a sorteos, formularios y suscripciones.

  • Creación de nuevos contactos: Para lograrlo hay que ser muy dinámicos y comentar publicaciones, compartirlas, subir contenido nuevo, seguir gente del sector, introducirnos en grupos de personas, etc.

  • Mantener engagement y visibilidad de la marca: Para esto debemos tener una buena planificación que nos permita publicar contenido regularmente. Pueden ser posts, mensajes directos, vídeos, tweets etc.

  • Venta directa a través de concursos, promociones y sorteos.

8. Seguimiento y monitorización

El último paso, pero no menos importante, es ir siguiendo el desarrollo de nuestras acciones en las redes a través de ciertos indicadores, como si fuera un sistema de monitorización de la marca, las palabras claves que usamos y los servicios que ofrecemos. Este seguimiento nos va a permitir evaluar las acciones realizadas, identificar qué contenidos son los de mayor aceptación y repercusión en nuestra comunidad virtual.


Tenemos que recordar que una buena estrategia tiene más que ver con calidad que con cantidad. Esto quiere decir que la clave no está en publicar contenido constantemente, sino hacerlo estratégicamente. Y la única forma de hacer esto es evaluando los indicadores.

Los indicadores de rendimiento (o KPI) se utilizan mucho en marketing digital y sirven para medir la adecuación de una acción a un objetivo.

Existen muchos tipos de KPIs y cada uno nos da una información distinta: según nuestros objetivos podemos usar unos u otros. Los más significativos son los que miden el tráfico, el tiempo que una persona ha estado en nuestra web, el número de impresiones, el número de visitas, el número de ‘me gusta’, el número de seguidores, el número de veces que se ha compartido nuestro contenido, etc.

Algunos consejos para finalizar

  • Usar un calendario específico. Esto facilita mucho la tarea de planificación y organización de todos los contenidos. Además se puede programar publicaciones a través de gestores de redes o plataformas para ganar eficiencia.

  • Identificar qué hace la competencia. A veces lo que pensamos que va a funcionar, no lo hace en realidad. Si observamos a nuestros competidores, podemos intentar copiar y mejorar lo que ellos hacen.

  • Hay que invertir en redes sociales. Si enfocamos bien nuestra estrategia, los beneficios de la inversión se verán en muy poco tiempo.

Seguinos en nuestras redes:


FACEBOOK - INSTAGRAM - LINKEDIN - PINTEREST

¡Esperamos que estos pasos y consejos te sirvan para que puedas organizar tu propio plan de comunicación!


Si te sirvió este artículo, compartilo o dejanos un comentario. ¡Queremos leerte!


Y si necesitas más asesoramiento o ayuda profesional para tus redes sociales, no dudes en escribirnos: bellaidea.comunicacion@gmail.com






#MarketingDigital #PlanDeComunicación #ComunicaciónDigital #RedesSociales

Suscribite y sé el primero en leer nuestros artículos.

Entradas Recientes

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now